Se han iniciado negociaciones con Abertis

En anteriores comunicaciones habíamos señalado que teníamos conversaciones con ABERTIS, ya que reiteradamente hemos dicho que somos partidarios de una solución extrajudicial, esencialmente por la rapidez en la solución a un conflicto de estas características.

En las últimas fechas hemos abierto negociaciones con la empresa ABERTIS, concesionaria de las autopistas en las que se produjo la lamentable situación de los días 6 y 7 de enero, a fin de tratar de alcanzar una solución satisfactoria.

Por el momento hemos de decir que ABERTIS  se muestra aparentemente abierta a dar una satisfacción a los usuarios por la situación vivida, lo cual es un buen punto de partida. Cuestión diferente será si en las cifras podemos alcanzar un acuerdo.

¿Cuáles son nuestros planteamientos de cara a esta negociación?

Reiteradamente hemos señalado que, al margen del concepto en el que se produzca el pago, éste debe cumplir diversos principios. El primero de los principios es que el daño sufrido por algunos de los usuarios (ejemplo: el embrague quemado durante la nevada y la retirada del vehículo por la grúa)  debe abonarse por el coste acreditado del mismo. Igualmente, la pérdida económica por servicios contratados acreditados y que no pudieron disfrutar (ejemplo: un billete de avión perdido), cuya causa fuera la situación creada en la autopista, también debe ser abonada por la cantidad del perjuicio sufrido. Obviamente, esto solamente afecta a quienes sufrieron esos perjuicios y lo puedan acreditar.

Y, un tercer principio, que afectará a cuantos estuvieron atrapados en la nieve y que debe contemplar diversos aspectos, unos con cierto contenido patrimonial, ciertamente intangible, y otros de contenido puramente moral; para determinar cuantitativamente estos  aspectos, y dada la extrema dificultad de individualización de los mismos, hemos propuestos utilizar medias ponderadas en varios de los distintos criterios que han de servir para  fijar las compensaciones con carácter generalizado.

¿Cuáles son los criterios que servirán para determinar esa compensación para la generalidad de los afectados?

Bien, dentro de estos criterios, y sin determinar cantidades para cada uno de los mismos, al menos en este momento, entendemos que deben establecerse dos categorías: una por cada vehículo afectado; es decir, deberá tenerse en cuenta que para no perecer fue necesario mantener los vehículos en marcha y realizando diversos movimientos, en condiciones ciertamente difíciles,  a lo largo de las horas que permanecimos atrapados. Así, pues, deberá establecerse una compensación por vehículo.

También, habrá que atender a diversos aspectos que afectan, de manera individual, a cada persona que permaneció en el lugar; de nuevo habrá que acudir a medias ponderadas, puesto que entendemos que el tiempo que estuvimos atrapados fue distinto en cada caso, por lo que habrá que sacar un tiempo medio. Y habrá que ponderar, con ese tiempo medio de estancia en la nieve, que las compensaciones deben contemplar aspectos tales como la ausencia de descanso, la angustia y abandono sufridos, la falta de alimentos y bebidas durante un tiempo excesivo, la pérdida de ocio o trabajo por estar allí atrapados, etc. Todos ellos aspectos de muy difícil, pero no imposible, cuantificación. Y, si de verdad ABERTIS desea una solución extrajudicial, será necesario ponerse de acuerdo en dar un valor a estos aspectos, ciertamente inaprensibles pero, indudablemente, siendo posible cuantificarlos.

Es obvio que cualquier cantidad a nosotros nos parecerá pequeña y a la empresa enorme (ya que al multiplicar cualquier cantidad por el enorme número de afectados las cifras se disparan), pero será preciso fijar en números estos criterios.

¿Esta negociación descarta la presentación de la demanda colectiva?

Por supuesto que no. Como hemos dicho en ocasiones anteriores, la estrategia procesal diseñada nos hace esperar a que se resuelvan los expedientes sancionadores abiertos por la Administración. Como es conocido ya se resolvió uno de ellos hace un par de meses, sancionando a la empresa por infracción muy grave, y se espera la resolución del segundo para la segunda quincena de septiembre; será a partir de la resolución de este segundo expediente cuando presentemos la demanda, en el supuesto de que no haya un acuerdo extrajudicial anterior. De modo que la negociación no retrasará, en ningún caso, la presentación de la demanda. Podríamos decir que utilizamos este tiempo de espera necesaria para intentar alcanzar un acuerdo satisfactorio que dé una respuesta, relativamente rápida, a la situación creada.

¿Quién tomaría la decisión final sobre un hipotético acuerdo?

Desde luego el conjunto de los miembros de la plataforma de afectados. Se arbitrará una fórmula para la aprobación del acuerdo por los miembros de la plataforma. Puesto que no nos movemos en el escenario de un posible acuerdo inmediato, todavía no se ha tomado la decisión sobre el mecanismo legalmente más adecuado para someter el posible acuerdo a la ratificación de los miembros de la plataforma. El modo se determinará en el momento oportuno, lo único confirmado es que cualquier acuerdo deberá ser ratificado por los afectados.

¿Hay una fecha límite para el acuerdo?

Un acuerdo se puede adoptar en cualquier momento. No obstante, nosotros venimos planteando que daremos por finalizada la negociación en la primera quincena de septiembre, ya que a partir de ese momento deberemos centrarnos en la redacción de la demanda colectiva y en la cuantificación de los criterios señalados anteriormente, a efectos de su valoración por el Tribunal juzgador.

¿Por qué no se publican informaciones de modo más continuado?

Las razones son varias. La primera, y más importante, es que no se producen novedades, sino de tarde en tarde. Y, en segundo lugar porque, como es natural, las conversaciones o negociaciones que mantenemos precisan de un mínimo de reserva en relación con el contenido de las mismas, por múltiples razones; no siendo la menor que, del mismo modo que nosotros precisamos de la ratificación de los miembros de la plataforma, los negociadores de la empresa han de ir obteniendo la aprobación de sus superiores, todo lo cual ralentiza enormemente el procedimiento negociador. Otro aspecto a tener en cuenta es que, mientras que el proceso interno en la empresa es absolutamente discreto y oculto para nosotros, nuestras comunicaciones son públicas y pueden dar al traste, con facilidad, a cualquier negociación iniciada; además, de que hace conocer a la contraparte nuestras posiciones y estrategias, todo ello nos obliga a mantener un mínimo de discreción en las comunicaciones que os hacemos. Por ello, una vez más, debemos pedir que seamos pacientes, tenemos una estrategia procesal que conocen todos, entendemos que también la entienden todos, pues tratamos de “garantizar” en lo posible el resultado de la demanda y, en cuanto a la estrategia negociadora, en este momento, estamos haciendo públicos gran parte de nuestros postulados negociadores, todos aquellos que, entendemos, no perjudicarán nuestra posición. Una vez más, paciencia, seguiremos informando hasta donde nos sea posible y no perjudique nuestras posiciones.         

Suscribirme al boletín informativo





Nombre*

Su e-mail*

Acepto los términos y condiciones de uso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *